Existe una cita de Eleanor Roosevelt, que leí cuando era adolescente en una vieja tarjeta, que se implantó en mi memoria y me ha funcionado como una frase motivadora en los momentos más importantes de mi vida, tanto profesional como personal, por ello he querido dedicar mi primer artículo al desarrollo de este tema: “El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños”. 

Adaptando esta frase a mi personalidad y fundamentada en la filosofía budista, que da especial importancia al reto de vivir en el presente, he modificado esta frase cambiando “futuro” por “la vida”, obteniendo una frase que me representa con más acierto: “La vida pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños”. 

Con la certeza de que el futuro es una ilusión y el instante presente es lo más importante, esta frase resume la importancia de comprender y desarrollar todos los puntos de este artículo.  

A continuación, explicaré como elegir un camino de desarrollo profesional desde la coherencia interior y la sincronización con el universo a través de nuestra historia de vida. Cómo crear un plan de empresa o un cambio de vida profesional con sentido. Cómo reconocer los límites que nos impiden el éxito y trabajar para eliminarlos.  

También hablaré sobre la consolidación de las bases sobre las cuales se edifica un sueño, la motivación y el sentido que le damos. La confianza real, no la autoimpuesta o generada desde el ego, sino la que se genera de un conocimiento sobre la materia a la cual nos dedicaremos. Y cómo esta confianza está aliada directamente con la abundancia 

Por último, hablaremos de la conexión con la creatividad espontánea presente en todos los seres humanos, esa que nos permitirá crecer y superar las dificultades a nivel personal o profesional. 

Cómo elegir un camino de desarrollo profesional  

El desarrollo profesional es todo lo que emprendemos para cumplir nuestro sueño. Este debe surgir de una acertada motivación y mantener coherencia con nuestras aptitudes, experiencias de vida y estudios realizados. Nuestra historia de vida, debe estar en consonancia con nuestra profesión, sólo así se desarrollará la confianza necesaria para elegir un camino de desarrollo profesional.  

Esa confianza surge del conocimiento de poder resolver las pequeñas pruebas o retos que nos encontraremos en este camino. Si no tenemos conocimiento profundo del sendero profesional elegido, entonces es mejor tomarnos las cosas con calma. Observar, aprender y conocernos en detalle, para poder emprender un transitar agradable, que surja desde la alegría de haber tomado una buena decisión, nunca desde el esfuerzo.  

Todo emprendimiento supone un reto, pero este debe ser estimulante, ahí reside la diferencia entre superar un reto y vivir desde el esfuerzo. Por eso siempre digo que vivir desde el esfuerzo es negativo, pues mantiene inherente en su raíz un tinte de cansancio. En cambio, cuando nos tomamos la vida como un reto, la raíz que nos motiva es la alegría, ella nos ayudará a superar las dificultades, pues nos da la certeza de que a medida que las superamos también estamos aprendiendo.  

Un sueño en su última etapa puede convertirse en un plan de empresa, un cambio de profesión o un cambio de vida. Llegados a este punto tenemos que contar con una visión práctica y meticulosa, después de haber identificado las limitaciones se genera la autoconfianza para ofrecer un producto o servicio útil para los otros y que puede ser un intercambio energético para que la abundancia llegue a tu vida.  

Abundancia para alcanzar el bienestar 

No hablaremos aquí de los tipos de abundancia, solo trataremos de aquella que nos permite trabajar o desarrollarnos con sentido y que, al fin y al cabo, nos proporciona felicidad. Felicidad que no proviene del esfuerzo de trabajar duro para cumplir tu sueño, por el contrario, proviene de vivir con sentido incluso a nivel profesional. 

Tu actividad debe originarse de algo que te estimule, te guste y que no requiera mayor esfuerzo, ya que como he comentado en el párrafo anterior el esfuerzo, bajo mi punto de vista, sugiere una connotación negativa. El trabajo bien realizado no tiene porque suponer un esfuerzo, levantarnos por la mañana y sentir cansancio es un indicador de que estamos trabajando desde el esfuerzo y no desde la motivación. Las horas de trabajo o de actividad no deben suponer una carga, de ser así es una indicación de que elegiste el sueño incorrecto. 

 

Cómo reconocer nuestros límites y superarlos 

Una vez hemos elegido un sueño y estamos trabajando para hacerlo realidad, tenemos que ser conscientes de cuales son nuestros límites. Ellos suelen ser, en la mayoría de las ocasiones, debilidades y como tales se pueden superar. Esas debilidades pueden provenir de nuestros hábitos o bien de nuestra poca destreza profesional. Los hábitos siempre pueden modificarse, lo más importante es identificarlos como positivos o negativos. Si son positivos habrá que estimularlos y si son negativos, habrá que trabajar para convertirlos en aliados y no en defectos.  

Si somos personas que emprendemos con mucha energía, pero pronto nos rendimos, debemos ser conscientes de ello. Una solución sería establecer un tiempo límite para alcanzar metas e irlas realizando de manera gradual. Si en el pasado hemos abandonado sueños que pensamos que aún eran valiosos, y que por tanto nos impiden avanzar, establecer un tiempo prudente para finiquitarlos nos puede ayudar, pues esto nos obligará a trabajar hasta alcanzar la fecha establecida.  

Existen otros límites que tienen que ver con nuestra personalidad. Es importante conocernos y saber cómo podemos desarrollar nuestra carrera de acuerdo con nuestra personalidad, pues ella no cambia y forzarla a hacerlo nos puede llevar a un desgaste innecesario. Ello puede solucionarse trabajando con asesoramiento profesional en el área en la cual hemos detectado nuestras debilidades, en caso de no poder hacerlo por nosotros mismos. Esta acción de reconocer nuestras debilidades puede inclinar la balanza hacia el éxito, de ahí la importancia de un buen asesoramiento.  

Carrera profesional con sentido  

Insisto, tu actividad debe provenir de algo que te estimule, te guste y no requiera esfuerzo. Como he mencionado las horas de trabajo o de actividad no deben suponer una carga para ti, de ser así es una indicación de que no elegiste el sueño adecuado.  

Para que tu trabajo tenga sentido debe tener coherencia con tus fortalezas, si no es así aparecerá el esfuerzo y tu energía se debilitará y tarde o temprano aparecerán síntomas como insomnio, taquicardias o nerviosismo que nos indican que estamos cansados. Debemos observar las señales de nuestro cuerpo, cómo se siente al finalizar e iniciar el día. Si nos sentimos bien, con ganas de empezar nuestra jornada laboral indica que el sueño que hemos construido y en el que estamos invirtiendo nuestro día a día es el correcto. La sensación de bienestar proviene siempre de la ayuda a los demás, somos seres sociales y la energía que se genera cuando nuestro trabajo cumple un propósito hacia los demás es energía positiva, energía que se traduce en “contentamiento” concepto que se utiliza en la psicología budista.  

Si hemos elegido bien, tendremos tiempo libre porque nos organizaremos mejor y nuestra actividad, no ocupará todas las horas del día, sino que dejará espacio a nuestra vida personal, a pesar de lo placentero que nos pueda resultar. Esto es lo que se conoce como balance o equilibrio, el cual alcanzamos cuando en nuestra vida se presentan otro tipo de abundancias, no sólo la económica, sino también la social, la familiar y la espiritual. 

El equilibrio necesario 

Para conseguir el equilibrio que nos permita tener tiempo, es necesario que rodearnos de personas que faciliten nuestra tarea, la elección del talento humano es crucial. Otro factor determinante es el estudio de la competencia. Es importante que nuestra competencia sea un aliado y no un enemigo, si la demanda de nuestro producto es grande, la competencia no resultara un problema. Sin embargo, si la demanda es pequeña y la competencia es grande, puede acarrearnos demasiado esfuerzo. 

El esfuerzo por destacar y por mantener nuestras ventas, o servicio al final va a restarle sentido a nuestro proyecto o a nuestra carrera profesional. Esto es lo que se conoce como estudio de la competencia y existen infinidad de profesionales que nos pueden orientar y ayudar a realizar un buen estudio antes de empezar a construir nuestro sueño. Se deben tener en cuenta muchos factores, podemos hacerlo nosotros mismos o podemos contactar con algún profesional en planes de empresa o viabilidad empresarial.  

Bases sobre las cuales se edifica el sueño  

Las bases deben tener en cuenta como es tu personalidad, como han sido tus experiencias en la vida, como es tu entorno social, familiar, académico. ¿Qué te ha traído a la elección de este sueño? Explicaré poco a poco algunos detalles que nos pueden indicar si nuestras bases son sólidas.  

Nuestra personalidad puede ser determinante para que nuestra empresa tenga éxito, si somos personas abiertas y conversadoras, cualquier opción que tenga que ver con contacto al cliente no supondrá gran esfuerzo, por el contrario, si en realidad no somos esencialmente extrovertidos, sino que lo forzamos, no deberíamos enfocar nuestra vida profesional a algo que tenga que ver con clientes o con el trato personal. Es importante analizar muy bien nuestra personalidad para evitar el autoengaño y concentrarnos en las fortalezas. 

¿Cómo han sido tus experiencias de vida? Deberás reconocer si has aprendido algo que puede enriquecer tu sueño y tu vida laboral. Por ejemplo, si has perdido a un ser querido, sabrás como acompañar a alguien en el dolor, podrías dedicarte a las terapias y enfocar una parte de ellas en acompañamiento del duelo.  

Si has tenido experiencias con banca, sabes cómo manejar el dinero o cómo organizar tus finanzas. Si te has equivocado y aprendido de tus errores, entonces podrás asesorar a otras personas con tu experiencia financiera. El conocimiento que has adquirido, observando y estudiando el movimiento del dinero, será tu base para construir una vida profesional en torno a las finanzas. Si en tu vida has tenido experiencias relacionadas con la logística, tendrás una mejor visión para asesorar a otros en esta área, organizando con celeridad movimientos de carga y manejo logístico. 

La coherencia en tu elección 

Esto es elegir tu sueño con coherencia, esa que nace del conocimiento real de haber aprendido del entorno familiar o de tu experiencia de vida para proyectarla a tu vida profesional. Si elegimos el plan con coherencia no nos supondrá mayor esfuerzo, pues se desarrollará de manera natural sobre una base estable.  

Si elegimos un plan desde el ego, porque nos gustaría ser buenos en algo que no conocemos o hemos estudiado, sino que envidiamos en otros crearemos una falsa realidad que se genera a través del ego. Pensamos que podemos desarrollar ese sueño, aunque nunca nos hemos preparado para ello, nunca en nuestra vida hemos tenido experiencia en ese sector, pero nuestro ego nos engaña y nos dice que seremos como tal o cual persona, Esa que vimos en las redes o en las noticias. Entonces la semilla de creación de este sueño es el sentimiento negativo de la envidia, de allí que tarde o temprano nuestro sueño nos va a consumir o a endeudar, además de generar demasiado esfuerzo y cansancio. Por tanto, si la semilla es negativa, el resultado será negativo.  

Si no tenemos una historia de vida o un entorno familiar que sustente este sueño, entonces debemos tener una formación académica que lo respalde y funcione como base sobre la cual vamos a desarrollar nuestra vida profesional. Invertir en estudios y en buenos maestros hace la diferencia entre la excelencia y la mediocridad. Invertir en ti mismo y en tu personal hará que tu sueño se haga realidad y se mantenga.  

Como superar las dificultades con la creatividad espontánea  

Después de elegir el sueño, crear una empresa, cambiar de trabajo o lo que nos hayamos propuesto de forma coherente y con una buena motivación, puede ser que surjan algunas dificultades y no sepamos resolverlas. Allí se utiliza lo que el maestro budista lama Tenzin Wangyal Rinpoche describe como creatividad espontánea. 

Si estamos estresados, preocupados y obnubilados porque no encontramos la solución a nuestros problemas el universo no tiene espacio para manifestarnos la solución. Si ha cambiado el mercado y no sabemos cómo adaptarnos debemos relajarnos, observar y meditar en que todo es perfecto, pues todo es una enseñanza, el estar abiertos a cualquier modificación permite que se genere la creatividad espontánea y así surgen las ideas 

Cuando nuestra mente se enfoca en pensamientos positivos la solución se nos presentará por si sola, por el contrario, cuando nuestra mente está ocupada en sentimientos como el miedo, la ira o el rencor, la vibración que emitimos al universo es negativa y por ende nos sentiremos estancados y enfermos. En cambio, si estamos relajados y abiertos a lo que el universo nos dice, se generará la flexibilidad que en nuestro interior activa la creatividad espontánea. Y es que nosotros somos el potencial de creación de cualquier sueño y de cualquier solución.  

Conclusión  

Este artículo ha pretendido mostrar de forma esquemática los pasos para elegir un sueño y hacerlo realidad, desde la creación de la idea, hasta las bases con las que se sostiene nuestra vida profesional. Hemos hablado de la importancia de vivir nuestra vida profesional con sentido y de la conexión con la abundancia si somos coherentes y tenemos confianza.  

Es importante reconocer nuestra personalidad y nuestra historia de vida. Todos los conocimientos y aprendizajes surgidos de la experiencia le dan sentido a nuestro sueño si se alinean con una acertada motivación. La motivación se relaciona con la felicidad que se genera cuando ayudas a alguien, aquella que al estar alineada con el universo atrae el equilibrio y la abundancia en todos los niveles. Es la motivación que se genera desde el altruismo 

Las bases determinarán si nuestro sueño se cumplirá y será provechoso. Reconocer nuestros límites como debilidades, también nos ayuda a sentar bases estables. Es importante ejecutar los pasos necesarios para superar nuestras debilidades ayudándonos del personal y de una inversión en formación.  

Por último, he querido mencionar el concepto de “creatividad espontánea” como algo inherente al ser humano y que nos permite ver las señales del universo para generar ideas. Hay que reconocer que la creatividad no puede surgir si generamos pensamientos negativos. Este reconocimiento nos ayudará a movernos hacia la calma mental, estado espiritual en el cual surgen las ideas que generarán las acciones necesarias para mejorar o superar los obstáculos. 

Daphne Nieto. 

Reseña ( 1 )

  • Eduardo Hernandez

    Gracias Daphne por este articulo, llega en un momento importante para orientarnos (a mi y a mi familia) por el camino que de las decisiones y acciones a tomar para cumplir con nuestros sueños y compartirlos con los seres amados y los compañeros de vida…

Entradas Relacionadas