Trascender la barrera de la actual crisis mundial nos plantea descubrir las sutiles opciones que ella nos ofrece: ¿Cómo estamos aprovechando la oportunidad que tenemos para revisar las cuentas pendientes con nosotros mismos? ¿Aún te sigues repitiendo, cuando todo vuelva a ser como antes, haré esto y aquello?  

Actualmente, nuestro nuevo mundo se ha reducido, y con él, el escape de la mente para evitar el diálogo contigo mismo y tu accionar hacia nuevas oportunidades que el silencio te brinda.  

Empezar por lo básico 

Toma una pluma y un cuaderno, o si gustas, tu dispositivo electrónico portátil, elabora un cuadro en el cual organices tus pensamientos y agrega las emociones que te generan esos pensamientos, luego agrega las personas o situaciones que se relacionan con ellos y finalmente, añade el resultado que se está produciendo 

Ahora, si sientes que estos resultados no son los mejores, los más evidentes, es porque seleccionaste los pensamientos o situaciones que más te agobian. Te sugiero que regreses al cuadro y agregues los eventos que te producen resultados favorables o emociones de alegría y gozo. Para actuar en nuestra vida cotidiana y obtener los mejores resultados, debemos cultivar hábitos como la disciplina y el orden. Ello nos permitirá avanzar a través de pequeños y grandes pasos para alcanzar los cambios profundos que requerimos. Esta crisis nos ofrece la oportunidad para reprogramar nuestro código. 

Evaluarte  

Bien, ahora que tenemos en blanco y negro nuestros pensamientos y/o situaciones, debemos preguntarnos ¿cómo se sienten dentro de nosotros? y ¿cuál es el resultado de ello? 

Claves, pensamiento-emoción, ambas se retroalimentan, debemos comprender que nuestra naturaleza es de co-creación, como somos por dentro se refleja en lo que somos por fuera. Nuestra herramienta es la intención, lo primero que debemos hacer es aceptar que no podemos controlar lo que está sucediendo, lo que vamos a buscar es convertirnos en un observador neutral de estas situaciones y evaluar el conjunto de pensamientos, ideas o creencias que cada pensamiento o situación comporta, y pronto nos daremos cuenta, para nuestro asombro, que esas estructuras giran en torno de los mismos núcleos y que estas emociones retroalimentan esas estructuras 

Herramientas al alcance  

Increíblemente, estamos dando un paso en la dirección de ser observadores neutrales, nadie dijo que iba a ser fácil, las emociones te llevarán a querer renunciar y alejarte del resultado que deseas, que es mejorar tu vida. Tu herramienta es la decisión, ahora vamos a revisar las emociones, decide sentir diferente, empieza simplemente a sentir las viejas emociones y exhálalas, y al inhalar, siente las nuevas, repite tantas veces hasta que te sientas más ligero. Ese alivio siempre estuvo ahí, pero no dedicamos tiempo a nosotros mismos.  

Enfocar nuestras emociones hacia el resultado esperado es importante, procurando imaginarlo, y así activar a tu favor el mecanismo pensamiento-emoción.  

Ahora tenemos la oportunidad de dedicar tiempo a nuestra mejor inversión: nosotros mismos.  

Nuevos compromisos 

Sé amable contigo mismo y acepta que, si bien eres responsable de lo que has creado, tienes la habilidad de desprogramarlo para crear algo nuevo en armonía. Escribe tus nuevos compromisos en una hoja, así te convertirás en observador activo del proceso y podrás evaluarlo constantemente. Tener la intención de conectarte contigo mismo para buscar nuevas oportunidades, es un acto muy valioso, ya que te ayudará a mejorar los resultados de tu entorno. 

Crecer es un continuo aprendizaje que se sostiene en la práctica constante 

Desarrollar la disciplina es parte de la oportunidad que tenemos en estos momentos, y es el regalo más grande que nos ha dado la crisis. Este nuevo proceso, como creador permanente, es la mayor gratificación que puedes obtener e integrar a tu vida, producto de esta etapa en la cual estamos inmersos. 

La idea es estimularte a crear nuevos pensamientos y emociones, que aflore lo que realmente valoras y, por qué no, identificar y desechar esos caminos que creemos que no vale la pena recorrer, pues hoy más que nunca ya eres un ser de cambio. Replantear y planificar tu vida, es un camino que inicias una vez que decidiste actuar y moverte. Deseo que te mantengas en movimiento y jamás te detengas. 

Claudia Aguilar. 

Entradas Relacionadas