Leyendo
Las creencias limitantes y el poder creador
3 min · 260

Las creencias limitantes y el poder creador

Los seres humanos por generaciones hemos crecido influenciados por el mundo que nos rodea. Desde siempre, nos han transmitido cómo deberíamos construir nuestro camino, relacionado con las formas de comportarse en casa y en la sociedad, ¿qué debes responder en determinada situación?, ¿qué conductas debes reprimir?, ¿qué estudios realizar?, ¿qué hacer y qué no? Todo asociado en su mayoría, con el país de nacimiento, la cultura y la religión. 

¿Has aprendido a reconocer las creencias limitantes que han influido en las decisiones y resultados en tu vida? Te invito a reconocerlas para conectar con tu verdadero poder.  Esas creencias pueden ser heredadas o desarrolladas en el trascurso de la vida, puedes iniciar preguntándote¿cómo piensas que debe de ser una familia funcional?, y ¿qué piensas sobre el dinero?

Lo que pensamos que es una verdad absoluta nos limita 

En la medida que crecemos somos condicionados por nuestro entorno social, registrando en el subconsciente ideas y formas de reaccionar ante situaciones de la vida, fabricamos nuestras propias verdades y a veces nos molestamos cuando alguien piensa o actúa diferente, o defendemos con agresividad eso que tanto nos define, respalda y nos da seguridad.

En relación con las creencias limitantes, te presento dos ejemplos sobre los regaños de un padre a un niño o niña que insiste en comprar algo: “¿Tú piensas que el dinero nace en los árboles? No estamos para esos gastos, yo trabajo mucho, sé conforme con lo que tienes”. Otro cuando la madre o la abuela le enseña a la niña y al niño que: “Una buena mujer debe de cocinar muy bien, no salir tanto y mantener su casa limpia para que su esposo esté complacido y pueda mantener a su familia unida”. 

Me podrás decir que esos consejos no tienen nada de malo, porque todos queremos saber administrar nuestros recursos y todos deseamos un hogar funcional. Sin embargo, fue la manera como lo enseñaron y la vibración de carencia o inseguridad con la cual fue transmitido, lo que hizo que a miles de personas se nos grabara en el subconsciente la creencia de que el dinero cuesta, no puedes tener lo que deseas, hay que trabajar muy duro; la mujer debe de ser sumisa y mantener un matrimonio a toda costa, no soñar con la independencia porque hay que quedarse en casa, etc. 

Las limitaciones mentales  

Estas limitaciones mentales escondidas o a flor de piel son las que tienen una influencia enorme en nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestras emociones en la edad adulta. Si bien nuestros gustos van cambiando, hemos logrado éxito en los negocios o en la vida profesional, nos hemos casado o formado un hogar, siempre hay momentos en que a la hora de tratar de hacer algo diferente nos sentimos estancados o como que algo nos detiene y no sabemos qué hacer.  

Nos volvemos saboteadores de nuestros propios sueños, porque solo con pensarlo no nos atrevemos a dar ni un paso. Tenemos una lucha interior entre lo que deseamos experimentar y lo que es correcto, según nuestras creencias. ¡Hemos olvidado nuestro verdadero poder de creación! 

 

Tú creas tu propia realidad desde tu interior 

Nosotros junto a la luz divina, la fuente, Dios, el creador, el universo, como le llamemos, somos cocreadores de nuestra vida. Por eso, cuando comenzamos a trabajar en esas creencias limitantes planteándonos nuevos credos potenciadores, vamos instalando en la mente nuevas verdades que elevan nuestra vibración y cambiamos la perspectiva del mundo que nos rodea, haciéndonos responsables de la realidad que creamos.  

Ver también


Las creencias las afirmamos y corroboramos a través de nuestras experiencias. Por eso la famosa frase, “lo que crees, creas”.  

Si empiezas a decirte que eres merecedor de cosas grandiosas, vas a comenzar crear oportunidades sorprendentes en tu camino. Te dejo un pequeño ejercicio: Cambia el “yo debo hacer algo”, por el “yo disfruto hacer algo”, y verás cómo tu vibración cambia y harás lo que haces con mayor entrega y gozo, o quizás descubras que realmente no te gusta eso que haces, pero crees que si no lo haces estarás incumpliendo una de tus creencias. Es un lindo ejercicio para reflexionar.  

Nos vemos en mi próximo artículo, deja tus comentarios, será un gusto conectar contigo.  

Abrazos de luz…  

Eu Salazar 

Ver comentario (1)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © Todos los Derechos Reservados

Aviso Legal - Política de privacidad - Política de cookies

Desplazar al Inicio