Hoy, 25-01-2020, es un día especial para mí, así como para todos los socios y asociados de YOInvierto quienes, durante más de dos años, hemos trabajado con la intención de crear algo que tuviera un impacto positivo en ti. He invertido miles de horas en pensar, en estudiar, en crear, en ir y venir con ideas y con propuestas, cada vez que me replanteaba la misma pregunta: ¿esto es lo que quiero para mí?, ¿es lo que quiero para otros?

Coincide con un día muy especial para miles de millones de chinos en todo el mundo por el nuevo año de su calendario: el año de la rata de metal, el inicio de la rueda de los 12 animales que marca el comienzo de una nueva época de energías positivas, de equilibrio y cambios radicales que se da en el inicio de una nueva década. Como bien dice la filosofía de esta cultura, hoy se nos invita a que establezcamos un compromiso firme para resolver nuestros problemas.

YOInvierto es la evolución de esa idea que un día afloró mientras leía un libro que me hablaba de mi propósito de vida y que, al cuestionarme, me llegó la respuesta de que quería invertir en otros y enseñarles a invertir. Hoy, ese propósito ha sido abrazado por decenas de personas, quienes desde su corazón me acompañan en este viaje de invertir en ti. Hoy, YOInvierto te da la bienvenida a su escuela de bienestar en dos idiomas. Una escuela para que, desde ahora como bien dice el horóscopo chino, elijas invertir en ti.

Una evolución colmada de certezas

La evolución de la mariposa es similar a la que hemos vivido en estos primeros dos años y medio. Desde el huevo que fue aquella idea que de la nada llegó a mi cabeza desde aquellas páginas, a la larva que fue mutando a través de mucho estudio de lo que quería ser y me permitió entender lo que no quería hacer, cambiando de piel muchas veces con la intención de protegerme de los ataques con los que me tentaba el ego, hasta llegar a comienzos del año pasado, cuando cristalizó una idea clara sobre cómo queríamos construir la estructura que diera base a lo que hoy, al salir de la crisálida, empieza a abrir sus alas para volar hasta donde quiera hacerlo: la escuela de bienestar de YOInvierto.

Quiero agradecer a todas y cada una de las personas que durante este tiempo me han acompañado en cada etapa de esta evolución, desde los que estaban cuando YOI era apenas un huevo, a los que se han incorporado en los últimos días para empezar el vuelo en este viaje el cual tengo la intención de disfrutar con mayor intensidad que estos tiempos pasados maravillosos que me han servido, para darme cuenta cada día, de lo que realmente importa y lo que realmente quiero.

¡Bienvenidos a la escuela de bienestar de YOInvierto, la apertura al bienestar invirtiendo!

Santi Fernández

Entradas Relacionadas