Ana Giselle Rosas. La primera mujer diputada de su territorio, la parlamentaria electa con más votos en toda la historia de su circuito. Nació y vivió rodeada de palacios legislativos y presidenciales… creció familiarizada con el ejercicio del poder y el servicio social… y se ha formado académica y profesionalmente para algo grande; romper paradigmas, abrir nuevos caminos. Es tan genuina su vocación de liderazgo que, en lugar de visualizar seguidores, se propone como misión enseñar a otras mujeres a ser líderes. Motivarlas a participar en política y transformarlas en las tomadoras de decisiones. Cree que el empoderamiento femenino traerá el equilibrio para una sociedad más humana y participativa, con una visión y dirección diferentes, una sensibilidad distinta acerca de la justicia, la equidad y la transparencia.  

Nos enseña el poder inmenso de la certeza; qué debemos proyectar y cómo lograr lo que queremos, desde la certeza. Nos muestra que esa fuerza reside dentro de nosotros, que el verdadero valor está en nuestro interior… y que si no sentimos que somos merecedores de lo que logramos, podemos crear situaciones insólitas en las que lleguemos a perder lo que hemos ganado. 

Para transmitirnos y regalarnos la esencia de su mensaje, la honestidad y lo realmente importante, Ana Giselle desnuda su historia personal, cómo levantó con aplomo y años de dedicación exclusiva a sus trillizos prematuros, que al nacer cabían en la palma de su mano… cómo tomó la dura decisión de divorciarse, cuando la madurez le permitió descubrir que la clave de la vida está en los sabores que estallan en tus papilas o en los ritmos que hacen que tu cuerpo se mueva solo y no en hacer lo que la sociedad o tu entorno esperan y quieren de ti. Ana Giselle entendió que, para lograr sus metas y sueños, no tenía que pagar un precio tan alto como su propia vida. En esta conversación descarnada, la diputada también nos expone sus derrotas, y nos enseña cómo logró transformarlas en triunfos, para crecer y convertirse en esa mujer diferente, que gracias a esas experiencias tiene una gran historia para contar. 

Y quizás lo más esperanzador que nos entrega Ana Giselle Rosas es revelarnos, a través de su relato íntimo, que sí podemos aprender, como ella lo hizo, de la experiencia de otros, que sí podemos ver nuestra alma en otros espejos, para cuestionarnos y evolucionar. Así que vean su imagen en el reflejo de Ana Giselle Rosas y exploren nuevos espacios para crecer como personas. 

Ésta es su clase magistral en YOInvierto

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Copyright © Todos los Derechos Reservados

Aviso Legal - Política de privacidad - Política de cookies

Scroll To Top